Mujeres con empleo precario y escasa protección social

Casi la mitad de las mujeres de América Latina y el Caribe (47,7%), que trabajan remuneradas, se desempeñan en empleos de baja productividad y con escasa protección social (como empleadas domésticas, por cuenta propia y en empresas de hasta cinco trabajadores), indica un informe divulgado ayer por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) durante una Sesión Especial sobre Beijing+20 que contó con la participación de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

El documento fue presentado por la Secretaria Ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, en un evento realizado en Santiago, Chile, donde también intervinieron la ministra de la Mujer de República Dominicana y presidenta de la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, Alejandrina Germán y la oficial a cargo del Buró de Política y Programas de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU-Mujeres), Gülden Türköz-Cosslett.

Tasa de actividad económica femenina

En promedio, la tasa de actividad económica femenina en América Latina asciende sólo al 49,8%, y una de cada tres mujeres en la región no cuenta con ingresos propios, resalta el informe. Asimismo, el tiempo que dedican las mujeres al trabajo no remunerado es al menos el doble que el que dedican los hombres a este tipo de tareas.

La sobrecarga de trabajo no remunerado merma la participación de las mujeres en la toma de decisiones, el avance de sus carreras y sus posibilidades ocupacionales, lo que a su vez reduce sus ingresos y sus perspectivas de acceso a protección social”, señala el documento.