¿Por qué necesitamos un Día Internacional de la Mujer?

miujer woman

El DIM (Día Internacional de la Mujer)  sigue siendo significativo para nosotras porque vemos a las activistas feministas jóvenes reclamando este día como algo propio, reuniéndose a la vanguardia de las controversias más acaloradas de hoy, amplificando las voces de justicia, o la búsqueda de justicia para las desapariciones de mujeres defensoras de los derechos humanos. Ellas están echando fuera al tabú del feminismo, aplicando nuevas tecnologías de los medios sociales y aprovechando las artes para hacer de estas celebraciones relevantes y expresivas de las múltiples realidades, identidades y movimientos.

Cada año, el DIM cae por la sesión anual de la Comisión de la ONU sobre la situación de la mujer (CSW siglas en inglés), un espacio de políticas clave para que los gobiernos asuman compromisos sobre los derechos humanos de las mujeres. Sin embargo, la CSW sigue siendo un espacio de algo exclusivo del que muchas personas no han oído hablar o encuentran difícil entrar e influir. Los espacios de toma de decisiones globales para los derechos humanos de las mujeres continúan fuera de la mirada popular. Ésta es una desconexión peligrosa. El DIM es sólo un día, mientras que la CSW podría potencialmente garantizar que cada día sea el día de los derechos de la mujer en la práctica.

A pesar de las barreras, las mujeres jóvenes están encontrando formas alternativas para contribuir a esta lucha antigua. Si los hashtags en tweets, se compusieran en canciones, o fueran incluidos en las declaraciones oficiales en las Naciones Unidas, creemos que la oleada de activismo joven feminista puede revitalizar el poder y el potencial de los espacios de toma de decisión como el CSW o el DIM con soluciones radicales, estrategias y espíritu.

El valor del DIM está en nuestra capacidad de integrar estas nuevas voces y encontrar los hilos que nos entretejen. Esto nos permitirá fortalecer los movimientos interconectados y colectivamente decir la verdad al poder.

Fátima Haase, asistente de políticas y promoción Progressio

Hoy, publicarán algo en Facebook para celebrar a las mujeres o hablar en contra de la desigualdad de género. El Día Internacional de la Mujer hace fácil que las jóvenes se pongan sus camisetas de activistas. Es genial. La gente común se entusiasma por los derechos de las mujeres, aunque sólo sea por un día.

Pero, algunas de nosotras que hemos invertido en un vestuario formal para enarbolar la bandera del feminismo, necesitamos pensar seriamente. ¿Estamos haciendo lo suficiente para educar y motivar al público para realmente desafiar a las normas sociales que conducen a la discriminación contra las mujeres?

Necesitamos afrontar preguntas difíciles como: ¿cómo podemos aumentar el número de mujeres jóvenes en posiciones de liderazgo? ¿Por qué las mujeres jóvenes no tienen el mismo acceso al empleo y participación en la toma de decisiones como los hombres jóvenes? El Día Internacional de la Mujer va a provocar estos debates y va a dirigir la opinión pública. Es por eso que lo necesitamos.

Sin embargo, también tenemos que elevar el perfil de las negociaciones, como la CSW de la ONU. Aunque esto no suene de moda, oportunidades como ésta se pueden aprovechar para influir en los tomadores de decisiones, los políticos y en última instancia las leyes internacionales que pueden ser utilizadas para asegurar y proteger los derechos de las mujeres.

Los ciudadanos de a pie pueden sumar sus voces al debate, para dar más posibilidades de que el documento final se base en las experiencias de las personas. Mientras más negociaciones reflejen nuestra realidad más útiles nos pueden ser en el logro de los cambios que queremos ver. Aun todavía mi amigo con la camiseta nunca ha oído hablar de la CSW.

Esperemos que el Día Internacional de la Mujer 2014 llame la atención de miles de activistas y de aquellas personas de todo el mundo que siguen trabajando por la igualdad de género. Vamos a inspirar a la gente a seguir vistiendo la larga camiseta después del 8 de marzo.

Zemach Getahun, asesora de género y de desarrollo empresarial, Farm África

Al principio, mi marido se oponía de mi participación en la asociación de ahorro y préstamo de mi barrio, pero después de observar el cambio producido en nuestra familia decidió unirse, y ahora competimos entre nos para ver quién ahorra más.

En 2012, en el simposio “Women and African Union” de las Naciones Unidas, tuve el placer de escuchar Etenesh Daniel quién habló de cómo ella dirige a un grupo financiero en Etiopía. Etenesh no era una oradora típica en esta reunión de embajadores africanos y funcionarios de la ONU – ella es una agricultora etíope.

Su discurso simbolizaba el por qué el Día Internacional de la Mujer es importante. Es el único día del año en que las sorprendentes contribuciones realizadas para vidas ordinarias por mujeres extraordinarias son reconocidas y celebradas.

En mi trabajo como asesora de género y de desarrollo empresarial para Farm África, trabajo al lado de las mujeres etíopes que valientemente expresan su deseo por la igualdad de oportunidades y el fin de las prácticas tradicionales nocivas.

Se estima que el cierre de la brecha de género en la agricultura podría reducir el número de personas hambrientas en el mundo de un 12 a 17%. En Farm África sabemos que las mujeres tienen un papel crucial para desempeñar en el desarrollo de la economía rural. Es por eso que diseñamos proyectos dirigidos al empoderamiento de las mujeres como Etenesh.

Tenemos desafíos aquí en Etiopía, pero tomamos este día para celebrar y reconocer la contribución de las mujeres a nuestra sociedad, y debemos seguir avanzando hacia la igualdad. Yo sé que la desigualdad no es sólo un problema del mundo en desarrollo, ¿cuántas líderes femeninas hay en el mundo?

Fuente: The Guardian