La real diferencia real entre las mujeres ardientes y las mujeres hermosas

mujer hot y hermosa

Fuente: Elitedaily.com

Las mujeres. Somos curvas, delgadas, bonitas, lindas, étnicas, malas, bellas, sexys, sensuales, voluptuosas… la lista sigue.

¿Cuándo fue la última vez que escuchaste a un hombre describir a una mujer con un adjetivo que pretendía hacer insinuaciones sexuales y afirmaciones difamatorias? ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste a un hombre describir a una mujer por algo que se complementa con su alma y su elegancia inherente? ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste a un hombre describir a una mujer tan hermosa?

Hay una pérdida de respeto a la hora de admirar las mujeres, describiéndonos como objetos, en lugar de personas. Los hombres miran a las mujeres como piezas de adorno, «objetos» para ser conquistados, en lugar de apreciar a las mujeres por su individualidad.

Una gran parte de los hombres de hoy están momentáneamente seducidos por las extensiones de cabello, grandes pechos, grandes traseros y tacones alfiler. Ellos piensan que la sexualidad se presenta en forma de piel bronceada, pequeño bikini y pestañas postizas. Han sido programados para creer que cualquier mujer con un cuerpo escultural y pechos prominentes, es atractiva.

¿Qué pasa con las mujeres que no quieren caer en la fantasía masculina?

¿Qué pasa con las mujeres que no quieren caer en la fantasía masculina? ¿Qué pasa con las mujeres que sólo quieren usar suéteres y apartamentos confortables? ¿Qué pasa con las mujeres que no se visten para impresionar al sexo opuesto, pero en cambio, simplemente se sienten bien en su propia piel? ¿No existe el atractivo en eso? ¿No hay una consideración a esa sensación de confianza?

¿Cuándo las mujeres se vieron obligadas a aceptar estos estándares, para no perderse en la multitud? ¿Desde cuándo conseguir un hombre significa pintura en capas de maquillaje e invertir en mini faldas?

Hay un cierto tipo de hombre que difama constantemente a las mujeres, juzgando únicamente en el atractivo sexual, a falta de ver la grandeza real de las mujeres. Estos son los hombres que no entienden el concepto de la belleza natural y la singularidad de los defectos.

No reconocen que la «calentura» no dura más allá de la medianoche, cuando el maquillaje se ha manchado en la almohada y se han retirado las extensiones de cabello. No dura, cuando se ha lavado el bronceado de aerosol y se han quitado los vestidos ajustados.

No es real; es una ilusión que han obligado a las mujeres a adaptarse a esos hábitos poco saludables durante muchos años.

Es hora de que estos hombres se les recuerde la diferencia entre lo “hot” y lo hermoso. Es hora de que los hombres se den cuenta de que las mujeres tienen más que ofrecer que sólo un cuerpo.

Las mujeres son criaturas impresionantes, con cualidades y rasgos tanto únicos como encantadores para cada una de nosotras, y es hora de que empecemos mostrando nuestra individualidad y dejar de ceder a la ilusión de lo sexy creado por el hombre. Porque la belleza no es sobre el deseo de dormir con ella; se trata de querer estar con ella.

La mujer «hot» vs. la mujer bella

  • Lo «hot» es admirado desde lejos; la belleza permanece.
  • «Hot» es percepción; la belleza es apreciación.
  • «Hot» son ojos pintados; lo bello es rostro limpio.
  • «Hot» es una apariencia; la belleza va más allá de la piel.
  • «Hot» es la forma en que ella gime; lo bello es la forma en que habla.
  • «Hot» es tener un gran atractivo; lo bello es tener una mente fuerte.
  • «Hot» es ser joven; la belleza no tiene edad.
  • Lo «hot» es convencional; la belleza es única.
  • «Hot» es una aventura de una noche; la belleza son noches de insomnio.
  • «Hot» es un estado de placer; la belleza es subjetiva.
  • Lo «hot» es desviado; lo bello es inocente.
  • Lo «hot» es estar sobre ella; lo bello es hornearle panqueques de arándanos.
  • «Hot» es sofocante; lo bello es saludable.
  • «Hot» son sus curvas; la belleza son sus nervios.
  • Lo «hot» es un mensaje de texto; lo hermoso es una carta de amor.
  • Lo «hot» es una fachada; la belleza es una mujer.

Fuente: Elitedaily.com