¡Día Internacional de la niña, por el derecho a ser feliz!

una niña feliz

La declaración universal de los derechos del niño instituido por las Naciones Unidas reconoce 10 principales derechos para todo niño en el mundo, los cuales se traducen a fomentar su derecho a la felicidad.

Todo niño o niña tiene derecho a ser feliz”, si bien este principio no está estipulado dentro de la declaración de los derechos del niño, el decálogo de derechos se dirige a fomentar el bienestar, el desarrollo y por ende la felicidad de los niños del mundo.

Si la declaratoria fueran hechos hoy contaríamos con dos mil cien millones de niños y niñas felices (el total del universo de niños). Sin embargo ésta cifra está muy alejada de la realidad y este 11 de octubre que se celebra el día internacional de la niña se hace más visible las desigualdades de género aún entre niñas y niños, las diversas formas de discriminación y el abuso que sufren las niñas en todo el mundo.

Ante esa realidad es que las Naciones Unidas enfoca la celebración del Día Internacional de la Niña 2014 al tema «Empoderando a las Niñas Adolescentes: Poner fin al ciclo de la violencia».

Abuso y desigualdad; el elefante blanco

La vida cotidiana nos hace muchas veces testigos de las desigualdades que vivimos en la sociedad; niños y niñas discriminadas, maltratadas, abusadas física y sexualmente.

Situaciones como cuando una madre reprende a su hija en espacios públicos, es sólo objeto de rumores miramientos de los transeúntes que luego se disipan en el bullicio urbano. Escenas como ésta son solo una muestra de lo que ocurre al interior de los hogares. Donde algunos padres se valen de la diferencia de edad, tamaño y poder para maltratar a los más pequeños de la casa, ante un capricho o berrinche.

O en otros casos, la desigualdad también se manifiesta en las preferencias de género en el que las niñas se llevan la peor parte. Este trato diferenciado es asimilado por las niñas y repercute en el transcurso de su adolescencia. De acuerdo a las Naciones Unidas la frecuente discriminación por razones de su género y las normas sociales exponen a las niñas adolescentes al riesgo de ser víctimas de violencia.

La realidad refleja que la violencia muchas veces comienza en los primeros años de vida de las niñas, pero las dimensiones de género de la violencia y el abuso –físico, sexual y psicológico– son más pronunciados en la adolescencia. Las transiciones vitales, con el inicio de la pubertad, intensifican su exposición a la violencia, el hostigamiento y el abuso, cuyas repercusiones perpetúan un ciclo de violencia que se extiende a la vida adulta y, a menudo, más allá.

El problema si bien no es muy visible para todos, permanece como un elefante blanco en el cuarto y no se irá hasta que lo reconozcamos y pongamos manos a la obra para ponerle fin a este problema.

Empoderamiento de las niñas adolescentes: Poniendo fin al ciclo de la violencia

Generalmente las niñas son víctimas de violencia ejercida por su propios padres o parientes cercanos. ¿Cómo romper con ese ciclo de violencia? De acuerdo a las Naciones Unidas, cerrar el ciclo de violencia, parte de las mismas niñas adolescentes, del conocimiento y reconocimiento de esa convivencia en violencia para poder pedir ayuda.

Se trata de empoderarlas, fortalecer a las niñas con los conocimientos, las actitudes y los recursos que necesitan para desarrollar plenamente todo su potencial» señala una declaratoria de Naciones Unidas en conmemoración al día de la Niña.

Cuando una adolescente es objeto de violencia, sus decisiones y oportunidades son limitadas, y las consecuencias se evidencian en el resto de su vida hasta alcanzar generaciones futuras.

En ese sentido, dependerá de la comunidad, las autoridades y los gobiernos de turno brindar información y orientación y velar la seguridad da las niñas adolescentes para garantizar de manera colectiva entornos de buena convivencia y apoyo para contar con mayores oportunidades para prosperar y ser felices, cumpliendo así de manera efectiva la declaración de los derechos del niño.

Documentos de Interés

 

Por Verónica Cayoja Mita
Lic. en Comunicación Social
Twitter: @cayojavioleta