¿Por qué celebrar el Día Internacional de la Mujer Rural?

mujeres-agricultura

En el marco de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada por la ONU, en Beijing en septiembre de 1995, organizaciones como: la Federación Internacional de Productores Agrícolas (FIAP), la Red de Asociaciones de Mujeres Campesinas Africanas (NARWA), la Fundación de la Cumbre Mundial de Mujeres (FCMM) y la Unión Mundial de Mujeres Rurales (UNMR) propusieron que se proclamara un día determinado del año como Día Internacional de la Mujer Rural, fijando como fecha el 15 de octubre, un día antes del Día Internacional de la Alimentación.

En esta fecha se busca resaltar el papel central que tienen las mujeres rurales (en su mayoría dedicadas a la agricultura) en el desarrollo sostenible, la producción y seguridad alimentaria en el mundo, actividades que normalmente pasan desapercibidas.

Las Mujeres Rurales ayer y hoy…

Las mujeres representan, en promedio, el 43% de la fuerza laboral agrícola en los países en desarrollo.
Las mujeres rurales con frecuencia, al no tener un reconocimiento pleno de sus derechos y condición jurídica y social, capital, carecen de facultades para adquirir propiedad sobre la tierra o acceder a servicios esenciales, como: crédito, insumos agrícolas, capacitación y educación.

De acuerdo a la FAO, es posible alimentar a 150 millones de personas más en el mundo, si las productoras y trabajadoras agrícolas tuvieran las mismas condiciones que los hombres.

La situación que enfrentan las mujeres rurales en el mundo día a día no son fáciles, en América Latina y el Caribe, de acuerdo a datos de la FAO:

  • Un 46% de las mujeres rurales no tienen ingresos propios.
  • Las mujeres empleadas en la agricultura reciben en promedio un salario del 75% referente al de los hombres.
  • El 54 % de las trabajadoras agrícolas en América Latina y el Caribe están por debajo de la línea de pobreza.

Solo alrededor de un cuarto de las explotaciones agropecuarias están a cargo de una mujer:

  • Sus explotaciones son de menor tamaño y están casi siempre en tierras marginales y frágiles.
  • Tienen menor acceso al crédito, a la asistencia técnica y a la capacitación.

Las mujeres rurales trabajan más y ganan menos:

  • En México, trabajan 89 horas semanales, 31 horas más que los hombres.
  • El número de mujeres rurales ha venido disminuyendo desde 61,6 millones en 1990 hasta 57,7 millones en 2010.

En México, la situación tampoco es alentadora, la población rural equivale al 22.2% de la población total del país (estimada en 112, 336, 538 habitantes). El 50.4% de la población rural del país son mujeres, mientras que los hombres representan el 49.6%. En el año 2000 se registró que solo 22% de mujeres son propietarias de tierras en México, concentrándose en los Estados de Veracruz, Tabasco y Baja California. (2)

Las mujeres rurales representan uno de los grupos más afectados por las crisis alimentarias, la falta de inversión para la modernización del campo, la pobreza y su ausencia de los programas de apoyo para el campo.

Reconociendo el valor de las mujeres rurales

Si bien es importante recordar y conmemorar este día por el valioso trabajo que realizan estas mujeres, más, la tarea conjunta de la población, debe consistir en buscar que sus demandas sean atendidas incidiendo en la lucha por la igualdad de género para que accedan a las mismas oportunidades económicas y sociales que los hombres.

Una de las más importantes consideraciones al respecto, es la aplicación de políticas para contribuir a cerrar la brecha de género en los mercados de trabajo agrícola y rural. Estas medidas traerían un beneficio directo a las mujeres rurales productoras aumentando la producción agrícola total en los países en desarrollo en un 2.5-4%.

Este 15 de octubre, se convoca a los gobiernos de turno a reconocer en la políticas públicas a las mujeres rurales como productoras no solo de alimentos sino de vida y reconocer su potencial para el desarrollo de las naciones.

Vía. Oxfammexico.org