Indra Nooyi y la lucha por el equilibrio profesional y personal

most-powerful-women-indra-nooyi-12

Indra Nooyi, Ceo de PepsiCo

Si preguntarás a mis hijas no estoy segura de que te digan que he sido una buena madre», admitió Indra Nooyi, Ceo de PepsiCo durante una discusión con David Bradley, propietario de The Atlantic durante el Aspen Ideas Festival.

De esa manera, una de las 100 mujeres más influyentes del mundo declaró la importancia para las madres trabajadoras de contar con la ayuda de los demás para alcanzar ese equilibrio entre el desarrollo profesional y el crecimiento personal.

Aunque Indra no asegura que alcanzó el éxito en ambas facetas, afirma que es una lucha constante. Conozcamos más de la mujer exitosa y la madre y esposa, Indra Nooyi.

La mujer humilde y competitiva

Indra Nooyi, la empresaria estadounidense, nacida en la India el 28 de octubre de 1955, siempre se destacó en sus estudios. Luego de cursar Matemáticas, Física y Química, estudió y obtuvo el master en Administración de Empresas por el Indian Institute Management de Calcuta. Luego buscó trabajo en diferentes empresas como Tootal, una compañía textil británica. Al poco tiempo, la contrató Johnson & Johnson, fabricante de productos para el cuidado personal, pero sentía que no estaba lo suficientemente preparada para prosperar en esos espacios, Entonces decidió  emigrar a Estados Unidos para completar su formación, consciente de las dificultades que esto significaba para ella.

Ingresó a la Universidad de Yale, y si bien disponía de una beca de la universidad, aceptó trabajar de recepcionista nocturna para poder sobrevivir. En más de una ocasión ha reconocido que iba vestida con el sari (indumentaria femenina tradicional de la India) porque “no tenía dinero para comprarme ropa”.

La experiencia de vivir en otro país trajo a Indra varias enseñanzas de vida.

En una oportunidad Nooyi relató que para su primera entrevista de trabajo en la empresa Boston Consulting Group de los Estados Unidos, no tenía qué ponerse pues sólo contaba con ropa informal en su armario entonces salió a comprarse ropa con los 50 dólares que llevaba, pero el probador no tenía puertas así que pagó por el traje sin habérselo probado. Así que llegó a la entrevista con un pantalón cinco centímetros más corto y un saco inmenso. Cuenta que los que la vieron entrar se asustaron. “Realmente me veía horrible. ¡Tenía un aspecto espantoso!”.

Terminada la entrevista, Nooyi se puso a llorar y la responsable de Recursos Humanos la consoló y le preguntó qué se pondría para ir a una entrevista de trabajo en la India. “Un sari”, dijo ella. Entonces, para la próxima entrevista ven con un sari, le propuso la mujer. Al día siguiente, Nooyi llegó a su entrevista laboral vestida con un traje tradicional de la India y se quedó con el único puesto que había vacante y para el cual habían entrevistado a más de cincuenta personas. “Si no te aceptan por ser quien eres, no te merecen“, le había dicho la mujer.

Ahí entendí algo que nunca voy a olvidar. Los Estados Unidos son una meritocracia. Si uno hace bien su trabajo, si trabaja intensamente y es capaz, siempre te dan una oportunidad. No importa que seas hombre, mujer, india, argentina, alto, bajo…” dijo Indra.

A partir de allí inició la carrera de éxito de Nooyi, estos son algunos de sus más representativos puestos de trabajo:

  • Dedicó seis años a la dirección de los proyectos internacionales de estrategia corporativa  en The Boston Consulting Group, la primera empresa que la contrató.
  • Entre 1986 y 1990, Indra Nooyi trabajó para Motorola, donde fue Vicepresidenta y Directora de Estrategia Corporativa y Planificación.
  • Ocupó durante cuatro años el cargo de Vicepresidenta Primera de Estrategias y Marketing Estratégico para Asea Brown Boveri, una empresa industrial con sede en Zúrich. Allí formó parte del principal equipo de gestión responsable de los negocios de la compañía en EE.UU. así como de sus negocios industriales en todo el mundo, que representaban aproximadamente 10.000 millones de $ de los 30.000 millones de $ de ABB en ventas mundiales.
  • Entre 1996 y 1999, Indra Nooyi fue Vicepresidenta Primera de Estrategia y Desarrollo Corporativos en PepsiCo
  • Entre febrero de 2000 y abril de 2001, Indra Nooyi fue Vicepresidenta Primera y Directora Financiera de PepsiCo y también fue nombrada para el Consejo de Administración de PepsiCo. En este cargo, era responsable de las funciones corporativas de PepsiCo, incluida la optimización de los procesos financieros, estratégicos y comerciales, las plataformas corporativas y la innovación, adquisiciones, relaciones con los inversores y tecnología de la información.
  • Indra Noyi, fue nombrada Presidenta y CEO de Pepsico el 1 de octubre de 2006 y asumió el cargo de Presidenta el 2 de mayo de 2007. Ha dirigido la estrategia mundial de la compañía durante más de una década y dirigió su reestructuración, incluida la enajenación de sus restaurantes que se convirtieron en los prósperos YUM! Brands, Inc., la adquisición de Tropicana, la fusión con Quaker Oats que atrajo consigo los vitales negocios de Quaker y Gatorade a PepsiCo y la fusión con las principales compañías embotelladoras de PepsiCo.

Gracias al talento y capacidad de Indra, se ha logrado multiplicar por siete las ventas de la compañía PepsiCo, empresa multinacional estadounidense de bebidas y aperitivos. Estos resultados exitosos han posicionado a Indra como Ceo de la compañía  y la han convertido en la tercera de 50 empresarias más poderosas del ranking de Fortune 2014.

El equilibrio profesional y personal

Indra noyiCualquier diría que Noyi ha alcanzado la cumbre del éxito y lo ha logrado todo, sin embargo Indra Nooyi no es solo una profesional exitosa sino también debe desempeñar su rol de madre de dos hijos y esposa. Ante esa realidad Noyi afirma «No creo que las mujeres pueden tenerlo todo. Simplemente no lo creo»,

Nooyi afirma que para asumir esos roles todos los días debe tomar decisiones y reconoce que para ello se requiere de mucha ayuda.

Con mi esposo planeamos nuestras vidas meticulosamente para que podamos ser padres decentes. Pero si le preguntas a nuestras hijas si lo somos, no estoy segura de que vayan a  decir que he sido una buena madre. No estoy segura. Por ello uso diversos mecanismos para tratar de serlo” señala Indra.

A modo de ejemplo, Nooyi explicó que a veces tenía que faltarse por lo general el café de la  clase miércoles por la mañana con otras madres en la escuela católica de su hija.

Mi hija llegaba a casa y ella y enumeraba a todas las madres que estaban allí para luego  decir: «Usted no estaba allí, mamá.»

Las primeras veces, me moría por la culpa. Pero he desarrollado mecanismos de adaptación. Llamaba a la escuela y preguntaba por las madres ausentes y así cuando mi hija llegaba a casa por la noche y decía que no estaba allí. Yo también le decía: «¡Ajá, la Sra. Redd no estaba allí, la señora tal y tal tampoco estaban allí. Así que no soy la única mala madre».

A pesar de estos mecanismos de supervivencia, Nooyi afirmó que no hay forma de cuadrar una carrera de alta presión con la crianza de los niños pues se genera un total conflicto, entre lo que quieres para ti misma; como construir tu carrera profesional, y lo que tus hijos quieren y tus hijos te quieren y te necesitan a ti porque son adolescentes.

Ante este conflicto, la solución para Nooyi es pedir la ayuda de sus empleados. Cuando su hija era adolescente y quería jugar Nintendo, por ejemplo, la llamaba a su oficina y la recepcionista le haría una lista de preguntas, previamente preparada por Nooyi entre ellas: «¿Has terminado tu tarea?» Si su hija decía que sí, la recepcionista le daba permiso para jugar Nintendo durante 30 minutos.

La historia de vida Indra Nooyi enseña a las mujeres que si bien las mujeres no podemos tenerlo todo, podemos avanzar muchísimo con mucho esfuerzo, trabajo y ayuda de los más cercanos para ser una mujer profesional exitosa y también una madre decente que aunque no esté las 24 horas con sus hijos encuentra las formas para compartir momentos del día con ellos.

 

Vía: Jesuslacoste.soydigital.es